Capturan varios Policías por el homicidio de un menor de edad

Ante el Fiscal 109 de Derechos Humanos de Bogotá se entregaron los agentes de la Policía Metropolitana de Cartagena, Juan Esteban Gómez, Iván Darío Olivo y Octavio Darío Porras, señalados de presuntamente haber asesinado a un menor de 17 años en el barrio San Francisco, en hechos registrados el pasado 24 de agosto del preste año.

El menor era una promesa del futbol colombiano. Liseth Pájaro, madre del joven, expresó que Harold David Morales, de 17 años, fue ultimado de un disparo en la espalda. 

"Él estaba cerca de un lavadero donde nosotros vivimos, llegaron los agentes en ese instante, pidieron un servicio de lavado de motos y mi hijo cuando observa al policía, quien días antes lo había agredido, se asusta porque pensaba que lo iba a golpear. Iván es el que lo aborda, cuando se baja de la moto le da una cachetada, mi hijo le saca el cuerpo y salió corriendo", relató la madre del menor. 

Añadió: "se oye un disparo, cuando escucho el disparo salgo corriendo no veía a mi hijo, no veía a la Policía, no veía a nadie (...) desde el disparo hasta la hora que bajan a mi hijo, pasaron un laxo de 20 minutos (...) lo traían no cargado, si no como jalando por una mano. Mi hijo no venía haciendo ningún gesto de agonía, no traía los ojos abiertos, mi pensamiento fue que era posible que se le habían dado un golpe y se había desmayado, nunca me imaginé que le habían disparado o que estaba muerto". 

Orlando Escorcia, abogado de la familia de la víctrima, se refirió a la captura de los tres uniformados de la Policía. "El hecho se registró específicamente en el sector de las casas caídas, para el día 15 de diciembre al tener conocimiento de tener orden de captura, ellos decidieron voluntariamente asesorados por su abogado, ponerse a disposición de la Fiscalía". 

"El día 16 de diciembre se llevó a cabo la audiencia concentrada, la cual era legalización de captura, imputación de cargos y por último la audiencia de solicitud de medida intramural, esta última no se pudo llevar a cabo a petición de los abogados defensores, por considerar que era muy tarde y no tenía tiempo suficiente para analizar los elementos probatorios que había puesto el señor Fiscal. La audiencia de solicitud de medidas intramural fue aplazada para el martes", puntualizó el abogado. 

Los uniformados, en el momento de la muerte del menor, argumentaron que “estaban atendiendo un enfrentamiento entre pandilleros en el barrio San Francisco y que supuestamente Harold hacía parte de ellos”.

En ese momento el comandante de la Policía Metropolitana, General Henry Sanabria, habría apoyó lo manifestado por sus unidades, pero posteriormente se vio obligado a admitir la participación de algunos uniformados en estos hechos y prestó toda la colaboración para ayudar a esclarecer el homicidio.