Indignación, tristeza y repudio por caso de niña en Arauquita

Una niña de escasos cinco años de edad fue retratada en videos compartidos en redes sociales llorando a grito entero pidiendo a quien llama su papá que no se la lleve; “Papá no mi lleve” repite y repite, mientras en su rostro se dibuja el terror de una pequeña que es sometida a un trato inhumano.

 

Es la pequeña Lorena, su historia está marcada por la tristeza y el abandono desde que nació, a pesar de haber encontrado un ángel enviado del cielo como su mamá adoptiva, una decisión del Gobernador del cabildo indígena al que pertenecen sus padres biológicos la arrancaron de los brazos de la mujer que más le ama y ella le corresponde con todo su corazón.

 

El repudiable hecho se presentó en Arauquita, la niña fue abandonada al nacer por sus padres en un hospital donde fue recuperada por doña Edelmira Vivas y su familia, ellos la han criado durante cinco años.

 

El nuevo Gobernador indígena del resguardo el Vigía, recién posesionado, tomó la decisión de obligar a la menor a regresar con los padres que la abandonaron al nacer, causando un daño irreparable en la niña.

 

La indignación ha sido generalizada en la comunidad quienes esperan que las autoridades tomen cartas en el asunto pues no pueden estar por encima de los derechos de la niña la decisión de una autoridad tradicional cuando claramente la constitución política de Colombia refiere sobre el alto grado de protección del que deben gozar los menores de edad.

 

Causa curiosidad que ni el Alcalde, Concejales, El Personero u otra autoridad del municipio de Arauquita se hayan pronunciado hasta el momento; el Instituto Colombiano de Bienestar Familiar por su parte emitió el siguiente comunicado:

 

En 2017 y por decisión de un Defensor de Familia, la niña quedó bajo el cuidado de un Hogar Sustituto en Arauca, tras haber recibido una solicitud por parte del trabajador social del Hospital San Vicente de Arauca, donde se advertía que había sido abandonada por su progenitora, una mujer de la comunidad indígena del Vigía.

- En 2018, el Defensor de Familia, cumpliendo con los lineamientos administrativos de protección del ICBF, trasladó el proceso a la Autoridad Tradicional de la comunidad del Vigía, en cabeza del gobernador indígena, quien asumió el caso. 

• En 2019, el Gobernador Indígena, haciendo uso de su propia autonomía, decidió ubicar a la niña en un Hogar Amigo, figura creada por la misma comunidad, para garantizarle sus derechos.

• En febrero de 2021, el nuevo Gobernador de la comunidad, en uso de sus facultades legales y en razón a que el Proceso Administrativo de Restablecimiento de Derechos está en cabeza de la Autoridad Tradicional, decidió integrar a la niña al seno de su hogar de origen.

• La Regional Arauca del ICBF, a través de su Equipo de Defensoría de Familia, realiza el acercamiento con las autoridades indígenas del resguardo a donde fue trasladada la niña, zona limítrofe con el municipio de Arauquita, para realizar el respectivo acompañamiento y verificar que sus derechos estén garantizados.