La nueva promesa del Gobernador con la comunidad de Puerto Nariño, ¿les cumplirá?

 

Ante el cierre de la vía que comunica al centro poblado de Puerto Nariño, en el municipio de Saravena, con la capital araucana, el gobernador José Facundo Castillo Cisneros, solicitó el acompañamiento del alcalde de Saravena Wilfredo Gómez Granados, con el fin de dialogar con la comunidad y reabrir nuevamente el tráfico de vehículos.

 

Esto, gracias a un acuerdo de voluntades con la comunidad para tratar el tema de la obra cuyo objeto es, “Construcción del Alcantarillado Sanitario y Sistema de Construcción de Aguas Residuales del Centro Poblado de Puerto Nariño”.

 

El mandatario seccional dijo estar preocupado por los atrasos que ha tenido esta obra, que demandan una inversión de más de 9 mil millones  pesos a través del contrato 642 de 2017, de los cuales ya se han ejecutado el 50% de los recursos.

 

Durante la reunión donde estuvo presente el alcalde del municipio de Saravena, se propuso la cesión de los trabajos a un nuevo contratista como lo está exigiendo la comunidad ante los incumplimientos de la firma Unión Temporal Puerto Nariño 2017.

 

“Se dio un plazo que va hasta el siete de febrero para dar ese trámite de cesión y formalización del proceso administrativo para que entre un nuevo contratista que va a asumir la continuidad de la obra, se van a cumplir los compromisos, y se hará una nueva programación de los trabajos  y se cumplirá con la palabra del gobernador José Facundo Castillo de llevar a feliz término esta obra”, señaló el burgomaestre.

 

 

De igual manera fue enfático en decir que a través del diálogo se llegaron a unos acuerdos con la comunidad de Puerto Nariño. “Esta es una obra que ha tenido dificultades y el Gobierno Departamental ha tomado la decisión de autorizar la cesión del contrato de obra a un nuevo contratista, para darle solución a esta obra que está generando problemas de salud y calidad de vida a quienes allí habitan y como administración municipal estamos como garantes del proceso.

 

Rosalba Gualdrón, del barrio La Invasión de Puerto Nariño, mencionó que, “no teníamos claridad que eran los hechos que estaban ocurriendo respecto al tema del alcantarillado, por eso alzamos la voz de protesta y aquí en la reunión salió el tema de que nuestro gobernador estaba gestionando para que el proyecto no se liquidara, por lo que esperamos que el nuevo contratista cumpla con la obra”.