Comunidad denuncia que el Ejército al parecer mató a un abuelito de 87 años en Puerto Jordán

Una delicada denuncia realizó la comunidad de Puerto Jordán por el asesinato de un abuelo de 87 años de edad al parecer a manos de uniformados del Ejército nacional.

Según señaló una habitante de la zona; sobres las tres de la madrugada del pasado lunes llegaron uniformados del Ejército hasta la finca donde se encontraban junto a su familia; los hicieron lanzarse al piso y requisaron todo el sector, luego en medio de esa situación sobre las cuatro de la mañana se escucharon ráfagas de fusil en la finca vecina llamada La Reserva en la vereda Nuevo Oriente aledaña al centro poblado de Puerto Jordán donde vivía el señor Marco Tulio Chanagá Herrera de 87 años de edad.

Ellos nunca imaginaron que lo habían asesinado, sin embargo, sobre las seis de la mañana llegaron uniformados de la Policía nacional revisaron la casa donde estaban, tomaron fotos y luego se fueron, cerca de las siete de la mañana pasaron unos carros y se fueron todos los integrantes de la fuerza pública, señaló.

Como a las nueve de la mañana llegó a la casa del abuelo un obrero que trabajaba con el señor y se dieron cuenta que las habitaciones estaban abiertas y había un chorrero de sangre en la casa, nunca encontraron el cuerpo porque al parecer se lo llevaron los militares.

Fue su hija Rosmira Chanagá Florez quien tuvo conocimiento de la situación se trasladó desde la ciudad de Arauca donde vive, para buscar a su padre, luego de indagar en muchos sitios no lograba dar con su paradero, pero en medicina legal de Arauca sobre las dos y media de la tarde apareció el cuerpo del señor Marco Tulio.

Inmediatamente la mujer se trasladó hasta el establecimiento militar en Puerto Jordán para reclamar por su padre y según señaló le contaron que un soldado lo había matado en defensa propia porque al parecer el campesino tenía una escopeta en la finca cuando llegaron los uniformados.

La fuerza pública no se ha pronunciado de manera oficial sobre lo sucedido mientras que la comunidad rechaza este acto y responsabiliza al Ejército.